Textos Bíblicos (escrituras):

 

25)

Jesús dijo: “Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en mí aunque esté muerto vivirá” (Juan 11:25)

 

17)

El que habita al abrigo del altísimo, morara bajo la sombra del omnipotente (salmos 91:1)

 

18)

Oí una voz que desde el cielo me decía: Escribe:

Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen. (Apocalipsis 14:13 )

 

19)

Jehová es mí pastor, nada me faltará.  En lugares de delicados pastos me hará descansar, junto a aguas de reposo me pastoreará. (Salmo 23:1-2)

 

47)

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquel que en el crea, no se pierda, mas tenga vida eterna.

 

48)

Como el ciervo brama por las corrientes de la aguas, así clama por ti, Oh Dios, el alma mía. (Salmo 42; 1)

 

49)

El que habita al abrigo del Altísimo, morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios en quien confiaré. (Salmo 91: 1-2)

 

  Versos en General:  

1)

Aunque hoy no estas con nosotros, nunca olvidaremos todo el bien que de ti recibimos, y tu dulce imágen estará bendiciéndonos desde el cielo.

 

2

Fuiste (madre, Padre,....) ejemplar paciente y sincero (a), sabio ejemplo supiste dejar, sublime amor verdadero.

 

3)

Fuiste un ejemplo como (madre, Padre,....) no queremos llorarte por haberte perdido, sino, dar gracias a Dios, por haberte tenido

 

4)

Mamita, una triste mañana una estrella se apagó porque de este mundo te has marchado, quizás con gran dolor tus ojos se han cerrado, sin decir palabra te fuiste de nuestro lado. Nos enseñaste a vivir contigo, pero no ha vivir si ti.

 

5)

Descansa en paz, que tu bondad y cariño permanecerán para siempre en nuestros corazones.

 

6)

El recuerdo de tus virtudes nos consuela de tu ausencia.  Descansa en paz, que te amaremos eternamente.

 

7)

El amor de una madre, está hecho de gran devoción, sacrificio y dolor, es un milagro esplendoroso, que no podemos comprender, es otra prueba maravillosa de la tierna mano de Dios

 

8)

Te damos gracias bondadoso Rey, por tu hija que descansa ya, después de haberte seguido por la fe.

 

9)

Tu cuerpo yace en esta tumba,  tu alma en los brazos de Díos.

 

10)

Una flor sobre tu tumba se marchita, una lágrima por ti se evapora, una oración por tu alma la recoge Dios.

 

11)

Padre (madre), tú que fuiste cariño y bondad te alzaste para no regresar, las flores que brotan en esta tumba, son las lágrimas de los que te amamos.

 

12)

Por amor, el padre eterno a sus brazos te llamó, tu naciste para el cielo, tú naciste para  Díos.

 

13)

La vida nos ha sido dada para buscar a Díos, la muerte para encontrarlo, y la eternidad para vivir con Él.

 

14)

No lloréis mí partida, Díos lo dispuso así, fui feliz porque amé y me sentí amado, por la familia que  formé.

 

15)

Te alejaste de nosotros al llamado del Señor, como viento repentino sin tiempo para un adiós Tu alma se elevó al cielo llevándose nuestro amor, Díos te tenga en su santo reino y te cuide con primor.

 

16)

Mi cuerpo muere, no mí alma, mí cariño y sonrisa os acompañarán, desde el cielo donde pediré por vosotros

 

20)

Los que te amamos m esta vida, lloramos tu ausencia pero pensamos en tú felicidad y eso nos da fuerzas para aceptar el dolor que causó tu partida.

 

21)

Caminante no hagas ruido, baja el tono de tu voz, que................ no ha muerto, solo se ha dormido en los brazos del Señor.

 

22)

Te has ido de este mundo dejando un vacío en  nuestro hogar, siempre  estarás con nosotros y nunca te dejaremos de amar.

 

23)

Díos te ha llamado junto a Él,  es por eso que no estamos tristes por haberte perdido, sino felices por haberte tenido.

 

24)

Los Ángeles te guiaran hacia el camino del Señor y juntos compartirán el reino los cielos por la eternidad.

 

26)

Tu paso por esta vida no fue en vano. Sembraste en cada corazón ternura y amor; entregaste tu bondad a todos y sabemos que donde estas, esperas por nosotros para seguir juntos por siempre.

 

27)

Las flores que brotan en esta tumba son las lágrimas de los que te amamos.

 

29)

Yo muero, mas mi cariño no muere; os amaré desde el cielo como lo hice en la tierra.

 

30)

No estéis tristes porque me haya separado de vosotros, a quienes tanto amé en la tierra

 

31)

Para tu tumba una flor, para tu alma una oración.

 

32)

Como un suspiro que se va y no vuelve, así te fuiste tú; Dejándonos la ausencia de no sentirte, aún los ojos lloran tu partida, aún las manos buscan las tuyas, pero al no encontrarte, te damos las gracias por el mejor regalo que nos entregaste...” la Vida “.

 

33)

El ejemplo de tu bondad superará el dolor que hoy nos recoge tu partida.

 

34)

Madre: hoy sentimos tu partida, pero nos queda la alegría de que vives y estás con Dios. Nos quedan tu recuerdo, tus palabras, tus ejemplos y tu sabiduría.

 

35)

Gracias madre porque en ti abrimos los ojos a la vida, por enseñarnos a caminar y a descubrir nuevos horizontes de optimismo y alegría. Por tu abrazo de ternura, fortaleza y perdón; por enseñarnos a descubrir, amar y seguir a Dios.

 

36)

Vosotros que tanto me habéis querido, no miréis la vida que ha concluido para mi, sino, la que ha comenzado.  San Agustín

 

37)

Tu inesperada partida, nos llenó de dolor y tristeza: pero nuestra fe en Dios,

nos dará fuerzas para superar este sufrimiento.

 

38)

Antes que el sol se oculte, antes que el hilo de plata quiebre mis huesos y mi cuerpo se 

torne a la tierra, mi alma se irá con Dios, quien me lo dio todo”.

 

39)

Soy tu hija Señor, me has llamado a tu casa, donde tendrá paz, junto a ti velaré por todos

aquellos que me brindaron amor y protección.

 

40)

Madre, aunque no sienta el calor de tus manos, tu recuerdo estará siempre en mi corazón.

 

41)

Hoy sentimos tu partida, pero nos queda la alegrías de que vives y estás con Dios.

Nos queda tu recuerdo, tus palabras, tus ejemplos y tu sabiduría.

 

42)

Mujer virtuosa ¿Quien la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las

piedras preciosas

 

43)

No estén tristes porque me he separado de vosotros a quienes tanto amé en la vida.

Mi cuerpo muere no mi alma, les amaré desde el cielo, como les amé en la tierra.

 

44)

Me he dormido en la paz del Señor, No lloren mi ausencia, pues no estaré triste

sientanme cerca y oren, yo les amaré desde el cielo, al igual como lo hice en la tierra.

 

45)

No queremos estar tristes por haberte perdido, sino, que queremos ser felices por haberte tenido

 

46)

Cuanto dolor nos causó tu partida, pero Dios te llamó a su lado y sabemos que estás junto a él, rogando desde el cielo por nosotros